La casa prenupcial que se divide en dos cuando la pareja se divorcia

casa-shutter-860

Podría ser la solución a la disputa de quién se queda con la casa tras el divorcio. O la respuesta a la necesidad de espacio cuando una pareja quiere agrandar la familia.

La llamada “casa prenupcial” es una vivienda prefabricada que tiene la facilidad de dividirse en dos partes.

Pero también se le pueden agregar más módulos para hacerla más espaciosa.

El diseño está a cargo del estudio holandés de arquitectura OBA.

Su fundador, Vincent Ringoir, de 23 años, le dijo a BBC Mundo que la casa es como el juego Tetris que tiene todas esas piezas diferentes que se conectan unas a las otras y forman un objeto”.

_91350514_prenuptialhouse-tetris

Según explicó Ringoir, la casa está compuesta por dos unidades que ocupan en total 108 metros cuadrados y que cuando se desea separarlas existe la posibilidad de instalar “rápido, fácil y barato otra habitación y otra cocina en la otra unidad”.

¿Y qué pasa con el baño? “Ese es uno de los desafíos cuando la diseñamos. Se nos ocurrió usar muebles que se pudieran adaptar y que cuando se produce la separación solo tengas que conectarlos”, explicó Ringoir.

La idea original fue de Omar Kbiri, un relacionista público holandés amigo del estudio de arquitectura, que llegó con la propuesta luego de querer comprar una casa con su novia y tener la posibilidad de separarla en dos partes.

_91350513_vincent-ringoir

“Entonces tomamos su idea y desarrollamos el diseño de la casa flotante que se puede dividir en dos”, contó Ringoir a BBC Mundo.

La primera casa se levantará en tierra firme y las siguientes unidades se adaptarán al agua para ubicarla en los canales holandeses.

_91350512_prenuptialhouse

Una vez la pareja decida dividirla, cada unidad acabará flotando por su cuenta.

La casa está pensada para ser construida en fibra de carbono y elementos de madera que ayudarán a que flote.

El aspecto de la vivienda podría acabar variando en función del gusto del cliente.

Uno de los desafíos, según sus diseñadores, es que la casa parezca una sola unidad cuando esté conectada y mantenga una cierta estética cuando se separe en dos.

Si quieres una de estas casas prenupciales tendrás que esperar unos meses ya que el estudio tiene previsto empezar a aceptar encargos en febrero de 2017.

Si bien Ringoir no confirmó cuál será su precio aseguró que “no será muy cara”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *